Portal del Embarazo

Embarazo momento para amar y disfrutar

Actividad Nº 24


Laura Uplinger, especialista en concepción y perinatología, sostiene que es fundamental el período del embarazo para la salud mental y física del nuevo ser. “Existe una certeza de que lo que experimentamos en nuestra vida prenatal influencia marcadamente nuestras elecciones de vida y nuestra manera de vivir. Por eso, debemos revisar la manera en que entendemos la importancia de la gestación de un ser humano”
 
Su conferencia estuvo destinada a futuras mamás, mujeres de todas las edades que buscan concebir, médicos obstetras, ginecólogos y pediatras, parteras, profesionales de las distintas ramas de la medicina vinculadas con el área, psicólogos, estudiantes y público en general.
 
La profesional resumió algunos conceptos brindados en la oportunidad, en relación a la importancia del momento de la gestación de un bebé para su salud futura. “Todos nosotros fuimos concebidos y esto es algo que va muy hondo en nosotros. Si te pregunto cuántos libros has leído sobre la concepción o preconcepción en la vida no fueron muchos, con seguridad. HasDebo saber antes  leído libros de gramática, periodismo, filosofía, pero no sobre algo que es tan común para todos nosotros. Una de las razones es que hasta hace poco tiempo, en el siglo XX, se pensaba que en el vientre materno solamente contaba la genética. Se creía que el desarrollo del bebé dependía de la genética y del aporte de alimento de la madre. Por eso, se cuidaba que no comiera demasiado, que no tomara alcohol, que no se drogara”, comenzó a explicar.
 
Y continuó reseñando: “Al nacer empezaba la vida del bebé y la ciencia decía que era como una tábula rasa, como una mesa todavía vacía, y empezaba la educación. La placenta era un órgano que filtraba todo lo inconveniente, incluso el cigarrillo y otras cosas. Los médicos pensaban que era un órgano de protección”.
 
Sin embargo, advirtió que “llegó el final del siglo XX y se dieron cuenta de que -por el contrario- la placenta era un órgano de transmisión. Si la embarazada toma una taza de café, el bebé -que es 20 veces menor que ella- es como si se tomara 20 cafecitos. Hay algunas moléculas grandes o virus que sí son bloqueados por la placenta pero todos los componentes de mi humor, mis pensamientos, mi adrenalina, pasaba muy fácilmente por la barrera placentaria”.
 
Y agregó: “Los expertos en genética también se dieron cuenta que lo que es de la genética y del medio ambiente no se oponen y van de manos unidas. Es decir, mi manera de vivir, el estado en que me encuentro, puede mejorar la genética para el desarrollo de mi hijo o, al contrario, tengo unas posibilidades bellísimas dentro de mi vientre por la calidad de lo que me transmitió mi marido, mi familia. Pero mi tristeza permanente va a cambiar todo el camino de la irrigación y la circulación por el cerebro”.
 
EL VIENTRE Y LOS HÁBITOS
 
Hoy en día -continuó la especialista-, la sociedad está viendo -aunque sin saber bien qué hacer- que es tan importante el embarazo para la salud del futuro adulto. Pero no basta con enseñarle a las embarazadas cómo va a ser el parto, cómo respirar, sugerirles tener una doula con ella.
 
En este sentido, informó que “expertos de la Universidad de Harvard, Massachussets, en Estados Unidos, llegaron a la conclusión de que la salud de un individuo a los 50 años depende más de su formación en el vientre materno, en el útero, que de cualquier tipo de hábito, como el alimento, el ejercicio o el sueño. Éstos son hábitos importantísimos pero la primera parte de la formación de los tejidos de nuestros órganos, a nivel embrionario, en el bebino, como ustedes llaman al bebé intrauterino, es de suma importancia. Está claro que el amamantamiento le va a traer una segunda parte de formación a ese niño; ya lo dicen los alquimistas: la leche (lo blanco) viene a completar lo que el rojo (la sangre) hizo”.
 
Por otra parte, Laura Uplinger habló sobre la importancia de enseñar estas cuestiones a las personas que están todavía en edad de aprender, en las escuelas, sobre la ciencia del inicio de la vida. El amor y la sexualidad todavía no se han juntado: uno piensa que la sexualidad es una necesidad, como el hambre y la sed o dormir, pero ¿dónde está el amor en todo esto?; ¿cómo queda uno al ser deseado antes de ser concebido o de venir como un accidente, como dicen, pero yo prefiero decir por sorpresa?; ¿cómo sería un mundo donde todos los niños fueran deseados y los padres vieran la importancia de lo que están haciendo, de las libertades, de las posibilidades?”.
 
En este sentido, aclaró que “una vez que yo sé lo de mi embarazo no es el momento de leer sobre este proceso. El embarazo no es un examen, es más, lo debería haber sabido mucho más antes de embarazarme. Mi vida la voy a vivir como soy porque es mi manera de ser la que ha atraído este bebé hacia mí. Mi deber como embarazada es estar del mejor modo: leyendo, estudiando mucho, haciendo de todo, tejiendo, caminando, cantando, trabajando en lo que amo hacer, pero siempre con placer. Pero no debo desgastar sus energías en actividades que me vayan a estresar”.
 
Cuanto más estresada está una mamá embarazada -planteó-, más triste está, y el eje central de su bebé (el cerebro, el corazón, los pulmones, y los sistemas digestivos y reproductivo) será menos irrigado porque la tristeza lleva la sangre a la periferia, a los miembros. El mejor regalo que le puedo hacer a mi hijo en el vientre es darle un buen cerebro, una buena circulación sanguínea”, sugirió.
 
RESPONSABILIDAD SOCIAL
 
Por último, Uplinger sugirió que “los gobiernos podrían gastar unos millones de dólares haciéndoles vivir mejor la vida a las embarazadas de todas las clases sociales, para que estén juntas gestando nuevos seres, en lugares bellos, con arte, en cada pueblo o localidad.
 
Cuando uno habla de millones que una Nación podría destinar a los embarazos se deben calcular los trillones que se están economizando en instituciones especializadas para curar a la gente que viene con problemas de mal formación de cerebros. Sabemos que el déficit de atención (con o son hiperactividad) no es una molestia, una enfermedad, sino la ausencia de circuitos que deberían haberse construido durante el embarazo”.
 
Por último, propuso que “como la alegría tiene la función primordial de dar salud a todos nuestros órganos, durante el embarazo, la alegría es el agente primordial de la buena salud. Por eso, todos los ciudadanos del planeta tendríamos que pensar qué nos da alegría. Por ejemplo, podría ser cantar juntos. Me pregunto cuál será el primer alcalde del mundo que diga que dos horas a la semana las embarazadas que quieran pueden ir a ensayar canciones que les traigan alegría, con otra gente que desee. Hay una energía especial cuando hay muchos vientres de embarazadas juntos, hay como una conspiración que nos llena de esperanza, algo que no se puede medir con máquinas. Es la responsabilidad social que deberíamos tener por las embarazadas y el planeta. Nunca la sociedad a nivel colectivo llegó a entender lo que significa un embarazo saludable”.
 
Laura Uplinger, especialista en concepción y perinatología
Textos: Mariana Rivera. Edición: Portal del Embarazo Consciente. 

 

Creado por Portal del Embarazo. Fecha: 2016-11-01. Se autoriza uso citando www.portaldelembarazo.com


¿Te gustó? Cuéntanos tu experiencia :)


Portal del Embarazo




   Mamá al Día:
 

Léeme y suma neuronas ;)

Niños con pataletas: ¿Hay que dejarlos llorar?



Léeme y suma neuronas ;)

Salud emocional y embarazo



Léeme y suma neuronas ;)

Acompañamiento Psicológico antes y durante el Embarazo



Léeme y suma neuronas ;)

Criar exige más cariño y menos instrucciones



Léeme y suma neuronas ;)

Embarazo momento para amar y disfrutar



Léeme y suma neuronas ;)

Una nueva manera de ser padres



Léeme y suma neuronas ;)

Depresión Postparto y Tratamientos



Léeme y suma neuronas ;)

¿Cómo enfrentar la crianza de los hijos luego de la separación?



Léeme y suma neuronas ;)

Dar de mamar: mitos y realidades



Léeme y suma neuronas ;)

¿Sómos antes de nacer?



 


Línea

Línea